Se desconoce Datos Sobre challas en meiggs

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación.

la forma más amigable. El Mercurio 234, en una nota titulada Pelo corto: Nueva moda aseguraba que los jóvenes corrían a cortarse el pelo, porque querían ser los primeros en exteriorizar, en sus propias personas, el espíritu viril y renovador que recorre la República 235. De la mano con la operación de desmantelamiento de los vestigios simbólicos de la Dispositivo Popular, la dictadura inició un proceso que denominó como reconstrucción del país, en el que desarrolló una política cultural cuyo fin era extirpar de raíz y para siempre los focos de infección que se desarrollaron y puedan desarrollarse sobre el cuerpo recatado de nuestra Nación y en seguida, que sea efectiva como medio de eliminar los vicios de nuestra mentalidad y comportamiento. Este extracto, tomado del texto Información Cultural de la Asamblea de Gobierno y el Unidad Cultural de la Secretaria General de Gobierno de , tenía por intención modelar la vida entera, desde lo estético, lo simbólico, lo palpable y lo reflexivo, es sostener, instalar una cosmovisión y una forma de conducta, limitando lo correcto de lo incorrecto, lo chileno de lo antichileno. La división se hizo en colchoneta a lo que la dictadura consideró una tergiversación y pérdida de un alma que subyace a nuestra condición de habitantes de esta tierra y portadores de un embajador y un horizonte. La hacienda, el huaso, una vida tranquila y ordenada, los héroes patrios, los símbolos y la condición de chileno como propio de una raza eran parte de esta alma por recuperar. La búsqueda de esta chilenidad, de acuerdo a Luis Hernán Errázuriz, se persiguió a través de diversos mecanismos. El 234 El Mercurio, 22 de septiembre de Citado en op. cit. Errázuriz, p Citado en op. cit. Errázuriz, p

, en un equipo donde Óleo Barrientos, Toya Pinto, Arturo Moya Grau y otros trece integrantes prestaban sus voces y capacidades actorales para dar vida al día a día en la pensión de don Celedonio. El éxito de este nuevo formato de historias fue un batacazo. No Cuadro necesario memorizar percibir, llegaba a miles de personas y las historias captaban la total atención de una audiencia que a la hora de almuerzo aguzaba el audición para conocer las novedades de un nuevo episodio. Los temas eran los mismos de folletines y novelas por entrega que se vendían por la época y estaban relacionados con dramas protagonizados por mujeres engañadas, madres sufrientes, hijos robados o perdidos, locura, ceguera, trampas, mundos donde se encontraban ricos y pobres, donde se enfrentaban buenos y malos. Todavía eran leitmotiv de los radioteatros el bienquerencia, la conquista, el humor, las anécdotas de la vida diaria, en narraciones muy similares a las que luego popularizarían las telenovelas. Como Bancal de esperar, el radioteatro creció y a Hogar, dulce hogar! se le sumaron otras como El Derecho de Salir, Residencial La Pichanga, Radiotanda ; y las más terroríficas El Doctor Mortis y La Tercera Oreja. El éxito inmediato llevó a que estas series se convirtieran prácticamente en cadenas nacionales y los actores y actrices se presentaran en persona en teatros de Santiago y de provincias. Pero no lo harían en cualquier fecha. En sus giras por el país pondrían en decorado el último capítulo de la temporada, convirtiendo esos espectáculos en sucesos de un impacto muy superior al del teatro tradicional. Y Figuraí sucedió en Melipilla. Arturo (coord.), La Radiodifusión en Iberoamérica. Proceso, diagnóstico y prospectiva, Zamora, España, Comunicación Social Ediciones y Publicaciones, 2007, pp

138 nados procesos amplios de cambio social o factores exógenos, en conjunto con los recién mencionados tres factores internos, confabulan para consagrar la desaparición definitiva de los teatros en tanto espacios primordiales de socialización. Y éstos amplios procesos de cambio social a los que se hace relato son dos: la dictadura marcial comenzada en 1973 y el desarrollo tecnológico de otros soportes de apreciación artística. a. Dictadura militar y modelo financiero El rebelión de estado de 1973 y la dictadura que le procedió es más que un hito político. Es asimismo un aberración social y cultural que condiciona diversos aspectos de la vida de Melipilla. En términos generales, desarticula los vínculos sociales, persigue políticamente determinadas expresiones artísticas, crea un clima de desconfianza y miedo a exponerse públicamente, establece políticas restrictivas de la expresión y, para colmo, impone un tipo de arte y cultura oficiales. Campeóní y todo, en Melipilla se pudo observar que durante los primeros primaveras de la dictadura hubo una gran cantidad de actividades artísticas, aunque con cada ocasión último Billete de la ciudadanía. Y claro, si los shows de parada nivel eran en su mayoría espectáculos venidos desde fuera. Ganadorí es como se deja notar un primer aspecto del decadencia de la actividad social en torno a los teatros. En los primaveras ochenta se vuelve más oscura la situación para los teatros melipillanos y la actividad en torno a estos cae de modo considerable, facilitado en gran medida por el terremoto de Por otro ala, el arte y la Civilización oficial eran promocionados desde los ápices jerárquicos de la dictadura, los cuales eran diametralmente diferentes a los espectáculos que florecían durante los sesentas.

10. Adicionalmente de satisfacer, les abrían un horario impensado hasta ese momento. Como ni siquiera tenían nombre para estas nuevas funciones, las bautizaron con el nombre de vermouth, el trinque preferido de las señoras. De esta forma, desde un inicio la vida cinematográfica en Pimiento tuvo los tres horarios que se convertirían en un clásico: matiné, vermouth y Incertidumbre 81. El dueño del Biógrafo Kinora Cuadro un español llamado José Casajuana Ochoa, que en 1907 trajo a Ají una máQuinina de proyección con la peculiar característica de ser móvil. Es afirmar, podía itinerar en cualquier parte e instalarlo con relativa facilidad. Llevaba consigo cintas de noticieros y otras como Las corridas de toros, Ladrones de Nidos, La Toma de Puerto Arturo, Los Últimos DíFigura de Pompeya, todas ellas de origen francés, italiano, ruso o sueco 82. Europa fue la cuna fílmica y de allí el gran pantalla se esparció por el mundo con una velocidad feroz, a tal punto que llegó hasta Melipilla rápidamente. Con breves películas cómicas y dramáticas, y con cintas de actualidades, arribó de la única forma en que podía hacerlo: como la guinda de la torta para las celebraciones patrias de El municipio cada año coordinaba una comisión específico para el aniversario de la independencia nacional, que incluía el Te Deum habitual en la Iglesia Matriz, carreras pedestres, discursos, recitaciones, faroles chinos, fuegos artificiales, la música de la lado y el desfile de carros alegóricos en la Plaza de Armas, a lo que sumaban partidos de fútbol y carreras de caballos en el sector de El Llanura. 81 Santana, Alberto, Grandezas y miserias del séptimo arte chileno, Santiago de Pimiento, Editorial Delegación, 1957, pp Op. cit. Santana, p

79 de salir de lo regular. Nunca voy a olvidar a ese profesor primario, modesto, y aunque rememora la buena voluntad de las autoridades con su trabajo, cuenta que el Serrano prácticamente nunca estuvo a su disposición: El municipio tenía muy buena voluntad con nosotros, a pesar de ser Familia conservadora. Bueno, hasta el día de hoy son conservadores. El Teatro Serrano no siempre estaba dispuesto porque tenían pacto para acaecer películas y no podíamos ensayar ahí. Solamente se podía hacer un Entrenamiento general, los ensayos previos los hacíamos en la Escuela 1 por la Gracejo del director de esa época. Los vaivenes del Serrano En noviembre de 1954, la empresa Moser y Maucher Ltda. debía dejar la Sucursal de un circuito al que ciertamente le había dado vida y, lo más sorprendente, es que sin mayores problemas, lo que hasta ese momento Cuadro una grata novedad que no duraría mucho. Ocurrió que la Municipalidad nunca les avisó a los concesionarios del fin de su acuerdo, requisito justo que debía cumplirse antaño de caducar el período de cinco años. En oportunidad de hacer esto, la casa consistorial pidió y con atraso propuestas de arrendamiento, presentándose únicamente la firma Pérez y Sapag Ltda. Amparado en la ley de arrendamientos, el concesionario actual se molestó, entrando en el enémismo tira y afloja por el teatro. La situación se pudo arreglar meses luego y, por fin, el empresario de teatros Demetrio Pérez se instaló con camas y petacas, ajustado para ser refrendador presencial del remate del Teatro Serrano. Sí, Melipilla sin teatro nuevamente y todo por tropiezo de los desagües del canal Puangue, serpenteante Garlito de regadío que abastecía y aún lo hace a los cultivos del valle del Maipo.

134 Tomando en cuenta esta clasificación, se puede sostener que este obra está situado en el nivel microhistórico. En finalidad, se buscaron identificar las razones del mengua y desaparición de los teatros en Melipilla, a través del influjo de los amplios procesos de cambio social y las formas particulares en que los melipillanos, durante el siglo XX, hicieron frente o se adecuaron a dichos cambios sociales. La razonamiento causal del nivel microhistórico, en el cual un proceso amplio condiciona el devenir de una comunidad particular, es especialmente evidente para el caso melipillano con la aparición del primer teatro del siglo XX. En propósito, el surgimiento del primer teatro melipillano estuvo más bien adherido al proceso internacional que significó el cine, sin embargo fuera como crecimiento tecnológico con la masificación del biógrafo y como desarrollo de una nueva forma de representación artística, es decir, lo que ahora se denomina comúnmente como séptimo arte. Pues bien, se puede afirmar que el influjo del gran pantalla que aún era incipiente tuvo incluso mayor fin para la formación del primer teatro que el de la zarzuela, tipo dominante aunque en el último cuarto del siglo XIX chileno. Así fue descrito en el capítulo 1, en que los empresarios Francisco Lueje y Ramón Roza, dueños del Biógrafo Royal, al ampliar sus instalaciones de calle Valdés, dieron origen al Teatro Apolo. Por otra parte, este teatro generado gracias a la novedad que representaba el séptimo arte, tuvo un predecesor durante el siglo XX, a conocer: el Biógrafo Transiberiano, que estando sólo de paso por Melipilla, proyectó filmes durante el año 1907 en la Plaza de Armas de la ciudad. La preponderancia del cinema, asociado a los teatros, fue central para el caso melipillano a lo dilatado de toda su historia. Tanto Ganadorí, que al último teatro de la ciudad se le denominó, por parte de su dueño José Massoud, Gran pantalla Palace.

84 a pesar que la entrada costaba más del doble que para una función de cine habitual. El municipio incluso se dejó llevar por este ímpetu y en 1960 promovió la presentación de los montajes A mi me lo contaron, de Lucho Córdova, y Nadie puede saberlo, de Enrique Bunster, ambas llevadas a escena por el Asociación Teatral de Obreros y Empleados Ferroviarios de Santiago. El horario no fue el más atinado, porque a las 10 de la mañana de un domingo no se podía contar con una presencia importante. La actividad coral, otra de las iniciativas impulsadas por el Ateneo, fue la que siguió al teatro en importancia en su presencia en la ciudad. Y para demostrarlo había que copular un festival, hacer presente en el Teatro Serrano que el canto coral Cuadro una sinceridad. De esta forma, el 23 de octubre de 1960 se acogió al Coro de la Universidad Católica, al Coro Polifónico de Rancagua, al Coro de la Universidad Técnica del Estado, al Coro Polifónico de San Antonio, al Coro de Profesores de Valparaíso y al Coro de Profesores de Melipilla. El trabajo realizado por el Ateneo Juan Francisco González había calado lo suficiente en la comunidad como para generar un interés permanente en las artes, pero especialmente en el teatro, tanto para ser parte de sus diversos cursos como para asistir a sus obras. En 1961, tras la partida de Larenas, un damisela muchacho quedó a cargo del taller de teatro real. El mismo que un año antiguamente había entrado a la Escuela de Teatro de la Universidad Católica lleno de entusiasmo, y que diez años antes había recibido el premio al segundo sitio en un concurso de disfraces de la fiesta de la primavera. Cuadro Ramón Núñez, hijo de Oscar Núñez, que miércoles, sábado y domingo, en dependencias del Club de Leones, imponía su disciplina y compartía los conocimientos de arte dramático que sus maestros le entregaban.

Equitativamente viajando a la Finca Región, Miguel falleció y dejó en el muchacho melipillano la huella de un camino exitoso. Galleguillos se había criado todavía escuchando música en inglés, pero se interesó por la música chilena y aún por las rancheras, a cuyos cantantes como Miguel Aceves MejíFigura y Antonio Aguilar, veía en las funciones del Teatro Serrano para posteriormente cantarlas en el alfoz. Yo en el Serrano tuve el placer de ver a Los Iracundos, actuaron ahí los primeros Iracundos, y Vencedorí sucesivamente, shows que me marcaron porque eran diferentes a los que venían acá. Unido al asimismo melipillano Jorge Halabí, fue representante del canto que por esos díTriunfador creaba declaradas vocaciones de subirse una y otra vez a los escenarios encantando multitudes. Milenko, un veinteañero, gozaba para inicios de los 70 de cierto gratitud Doméstico dentro del medio televisivo y radial. Su caracterización de Cíngaro lo ponía en buena posición en el pequeño star system criollo. Estaba ahí, vivió todo ese movimiento desde adentro y cumplía correctamente, no desentonaba para ausencia. El click aqui poder de sus cantos los llevó a ser parte de la cáfila de Arriagada. El día que Milenko actuó en su tierra natal, siendo parte del mejor espectáculo del país, es poco que nunca pudo olvidar. Partían de expedición por Ají, Argentina y Perú, y desde las 10:30 horas de la mañana del domingo 7 de junio de 1970 todas las butacas estuvieron llenas de un conocido ansioso, sensación compartida por Milenko. Había estado en radio Corporación, en radio Chilena, pero esto era específico, quizás Bancal el situación de manifiesto y todo el entorno que lo consagraba. Quizás Bancal estar

Cerca de reseñar que dicho escalafón Bancal el último de la letanía en cuanto a comodidad, plazo de las cintas y equipamiento. Al aludido patrón esto no le importaría en demasía. Por esos mismos díCampeón sin embargo construía un edificio para la radioemisora Ignacio Serrano y para lo que se anunciaba como un nuevo teatro. El edificio constaba de tres pisos, alojando una sala con mil butacas para la platea, 300 aposentaduríTriunfador en Sala, camarines, salón de té, estudios de disco, oficinas, máquinas de proyección de última concepción, todo bajo la conducción de la arquitecto María Cristina Schnordt, el constructor Sergio Torrealba, el ingeniero calculista Enrique Muñoz y la mano de obra de 32 obreros. Una tiempo llegado octubre de 1968, el nuevo gran pantalla-teatro comenzaría a desplazar al Serrano velozmente, repitiendo la historia entre el Serrano y el Esmeralda, aunque esta tiempo con más complejidades. Octubre, el mismo mes que había conocido nacer al Serrano en 1933 adivinaría el vamos a la decadencia de la quimera de los De la Presa. El Corro folklórico Los de Ramón durante mayo y, meses después, el Primer Evento Estudiantil de 1968, que en cuatro fines de semana reunía a colegios de la zona, fueron los últimos espectáculos que vieron prender sus luces durante un buen tiempo. Massoud se mudaba a la calle Ortúzar, entre Manso y Riquelme, alrededor de el sur de la Plaza de Armas de la ciudad. Allí inauguraría el Cine Palace, pero sin dejar el Serrano así como así. 215 El Labrador, 20 de marzo de

En definitiva, los setentas fueron una plazo caracterizada por el folklore, con marcada presencia en el Gimnasio Alberto González y incluso en el Palace. Y por supuesto que en el Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona también sonaba con mucha fuerza. En el año 1974 la iniciativa volvió a convocar a incipientes artistas, cantantes amateurs, o sencillamente a quien se atreviera en el escenario. Se presentaron participantes de todos los sectores de la ciudad, llegando cantantes de Talagante, El Monte, Santiago, San Antonio, Quilpué, asimismo de liceos y colegios de la zona. Eran verdaderos representantes de sus localidades y llevaban con orgullo el nombre de su pueblo, alfoz, villa o escuela, compitiendo en las categoríGanador juvenil, internacional, mexicano y neo-folklore. Incluso los cantores a lo humano y lo divino tuvieron su aparición en la estampación de 1976 de este festival. Habitualmente alejados de los escenarios de Melipilla, el payador Domingo Pontigo encabezó una delegación que reunía a cultores de Alhué, San Pedro, Loica, Quelentaro y Melipilla. En esa ocasión los cantores se presentaron en presencia de personas en una competencia de payas. Satisfecho total para una caminata que comenzaba a las 10:30 horas y se mantenía hasta las 13 horas de los domingos. En pleno auge de los festivales, Melipilla contaba con el suyo y hasta se prendían antorchas, a la hábito de Viña del Mar, claro que a diferencia de la Casa de campo Vergara, el Palace no tenía una ventilación adecuada para tales fuegos. Tampoco detentaba un buen doctrina de sonido. Solamente una nota desestimación ha tenido este concurso y es su amplificación, que muchas veces no se es

los niños y niñCampeón de las escuelas de Melipilla. En mayo de 1909 los escolares tuvieron acceso a esta sala oscura por gentileza de sus dueños. En medio de la bombilla de la tarde que copaba el otoño melipillano, tuvieron una entrada de balde a ese mundo paralelo del cinematógrafo. Serían los primeros en ingresar a esta oscura cueva de fantasíTriunfador que, tal como ellos, otros niños y jóvenes sabrían disfrutar durante todo el siglo. Pero el Apolo no Bancal sólo cinema y compañíVencedor de variedades. Al ser el principal espacio techado con decorado y luces en la ciudad, se hizo primordial para reuniones masivas y juntar fortuna en las decenas de causas benéficas que por esos abriles abrazaba la comunidad. Una de ellas Cuadro la reunión de fondos para la estatua de Ignacio Serrano, hijo ilustre de Melipilla que combatió en la Combate del Pacífico, otra era la colecta de fondos para el hospital y otra para la reconstrucción de la Escuela Superior de NiñVencedor. Pero en este protagonismo social del teatro de calle Valdés, un hito destacaría por sobre todos, al ver germinar una de las instituciones emblemáticas de la ciudad: fue el Apolo el centro de las reuniones para adoptar los puntos que configurarían el Cuerpo de Bomberos de Melipilla, Ganadorí como la primera y segunda compañía. El 17 de julio se fundaba esta institución, que en su interior contaba con 60 personas en las primeras filas. Mientras la entidad bomberil iniciaba un camino dando sus primeros pasos, lo mismo sucedía con la naciente industria fílmica chilena, que aumentaba su producción en base a cintas noticiosas y al estreno de la primera película nacional con argumento en el Teatro Unión Central de Santiago, titulada Manuel Rodríguez Dirigida por Adolfo Urzúa, en ella actuaron Nicanor de la Sotta, Francisco A. Ramírez, Filomeno Flores y Carlos Prats

En objetivo, el teatro, a proceso de Cousiño, al igual que la corte y el templo católico, es para la sociedad barroca latinoamericana la posibilidad de encarnar, personalizar la unidad social mediante la expansión de los valores sobre los que descansa la otorgación cultural de sentido a la vida y actividades del hombre 26. Esto marca la diferencia con aquellas sociedades que han sido irradiadas plenamente por la Ilustración, las cuales intentan resolver el problema de la integración a partir de la estipulación de un ámbito consensualmente establecido y coercitivamente asegurado, en el cual los individuos cias seguirá conservando su validez fundamental. Llamaremos a esto (de acuerdo con Husserl) la idealización del «y así sucesivamente». De este supuesto deriva otro fundamental: que puedo repetir mis actos exitosos previos. Schutz, Alfred, Las Estructuras del Mundo de la Vida, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1977, p Unido con la esfera o ámbito de la presencia, las sociedades han desarrollado otros dos niveles de integración social, a entender, el reflexivo y el sistémico (op. cit. Cousiño & Valenzuela, pp ). El primero de ellos hace narración a las instituciones, descansando en la conciencia y advertencia de los sujetos, diría Habermas, en aquella capacidad de argumentar y de conservarse a consenso (al respecto: Habermas, Jürgen, Facticidad y validez: sobre el derecho y el estado demócrata de derecho en términos de teoría del discurso, Madrid, Editorial Trotta, 1998). Por otro lado, los sistemas en cuanto nivel de integración social tienen que ver con la coordinación social mediante mecanismos autorreferenciales (al respecto: Luhmann, Niklas, La Sociedad de la Sociedad, México D.F., Universidad Iberoamericana, Herder, 2007), lo cual queda precisamente descrito por la figura del mercado en el contexto de una Hacienda plenamente monetaria, donde el acuerdo no lo proporcionan los mejores argumentos, sino aquella capacidad de plazo por un aceptablemente o servicio. Estos tres niveles de integración social no son excluyentes, es más: En toda sociedad se dan simultáneamente estos tres niveles (...), y servirá de la óptica analítica el que se favorezca que una u otra forma de integración aparezca como dominante (op. cit. Cousiño & Valenzuela, p. 15). 26 Cousiño, Carlos, Razón y Ofrenda, Santiago de Ají, Cuadernos del Instituto de Sociología UC, 1990, p

Por su parte los flexibles que conectan las griferíGanador y artefactos deben ser cambiados por el propietario al menos cada año y deben ser revisadas constantemente por el propietario. Los reemplazos de los flexibles debe realizarlo personas calificadas para ello. El aseo de los baños y cocinas sobre todo en las inmediaciones de los flexibles no debe nunca realizarse con productos químicos fuertes como ácidos o derivados porque afectarán la resistor de la malla del flexible y su plástico. Como consecuencia de ello podrían reventarse, esté usted o no en su propiedad causando inundaciones que lo afectarán tanto a usted como a otros propietarios. Este tipo de eventos no están cubiertos por las garantíTriunfador. El aseo de los baños y cocinas sobre todo en las inmediaciones de los flexibles no debe nunca realizarse con productos químicos fuertes como ácidos o derivados porque afectarán la resistor de la malla del flexible y su plástico. Como consecuencia de ello podrían reventarse, esté usted o no en su propiedad causando inundaciones que lo afectarán tanto a usted como a otros propietarios. Este tipo de eventos no están cubiertos por las garantíCampeón. Cuando se produzca una filtración por pequeña que sea, Usted debe cerrar inmediatamente la válvula de paso del circuito enseñada al momento de la entrega. Si Usted ejecuta el procedimiento de su responsabilidad, en cuanto a la mantención, no ha forzado la grifería al cerrar o desplegar y/o cambia la empaquetadura correspondiente y al momento de dar nuevamente el agua la filtración se mantiene, contáctese inmediatamente con la Agencia del Edificio. En los artefactos sanitarios nos encontramos con tres instrumentos, el artefacto propiamente tal, la grifería y el desagüe. En relación a los artefactos su fianza está coincidente a marca y recomendaciones proveedor.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Se desconoce Datos Sobre challas en meiggs”

Leave a Reply

Gravatar